Foto: Aitor Ayesa

Hablar de Laguardia es hablar de vino. El color de sus paisajes, su historia, la vida de sus gentes, todo está indisolublemente unido a él, no en vano produce esta villa unos doce millones de litros anuales.

Una serie de circunstancias se dan cita en la Rioja Alavesa, que confieren a los 'caldos' de esta zona proyección internacional, estas circunstancias son la situación geográfica, la climatología, los suelos y los tipos de uva.

La vid es una planta perfectamente adaptable a las condiciones del suelo y clima de la zona. Unas variaciones bruscas de temperatura, lluvias no demasiado abundantes, un suelo arcillo-calcáreo (cambisol cálcico) y una orientación hacia el sur 'carasol', dan como resultado un vino de gran calidad que está amparado por la denominación de origen más antigua de España.

La Denominación de Origen Rioja, reconocida ya en 1926, ostenta a partir de 1991 la categoría máxima de 'Calificada', siendo la única en nuestro país. Su reglamento establece la demarcación de la zona de producción, las variedades de uva que pueden ser cultivadas, los rendimientos máximos permitidos, ...

El Consejo Regulador es el encargado de velar por el cumplimiento de este reglamento.

No sólamente los factores mencionados anteriormente son los que determinan la calidad del vino de la zona, el Consejo Regulador de Origen Calificada Rioja establece que la elaboración de vinos, se realice con las uvas de las siguientes variedades:

Varietales de uva tinta

Tempranillo
Graciano
Garnacha
Mazuelo

Varietales de uva blanca

Viura
Garnacha
Malvasía

El buen tinto es de Tempranillo, el rosado de Garnacha Tinta y el buen blanco de Viura. Las variedades 'Tempranillo' y la 'Graciano' son autóctonas de Rioja; el resto son del área mediterránea, pero perfectamente aclimatadas a la zona.

...pero el vino es un resultado de un largo proceso...

En la fama alcanzada por los vinos de Rioja Alavesa, han intervenido no sólo los factores naturales, sino también la actitud de sus gentes y su inquietud por mejorarlos, que han jugado un importante papel.

A lo largo de la historia, se han aplicado al proceso de elaboración y tratamiento del vino todos los conocimientos que se han adquirido, fruto de la experiencia que el paso del tiempo otorga..

Los más conocidos de la Rioja Alavesa son los vinos tintos, aunque también se producen blanco y rosado.